Financia proyectos de tu alrededor de forma creativa.

Blog:10 preguntas a… Carchin de Gregorio (Nonh can’t see you)

27 septiembre, 2017

El proyecto “Nonh can’t see you” fue el más rápido en financiarse de la plataforma desde nuestro comienzo en febrero de 2017, recaudándose el 100% del objetivo en las primeras 24 horas. Aquí os dejamos una pequeña entrevista a su promotora, Carchin de Gregorio, que nos cuenta de dónde viene toda esta aventura y la situación actual del proyecto. ¡Espero que la disfrutéis tanto como nosotros!

 

1. ¿Quien es Carmen De Gregorio y quién más está detrás de este exitoso proyecto?

Mi nombre es Carmen De Gregorio Oriol, pero se me conoce como Carchin. Soy una española de 26 años, y si me tuviera que definir con una palabra, elegiría trotamundos. Toda mi infancia la pasé en el campamento de mis padres “Layos Camp”, rodeada de niños, deporte y naturaleza. Desde los 15 empecé a trabajar como monitora con el objetivo de ahorrar para poder viajar. Estudié dirección de hoteles, hostelería, y desde los 18 años he intentado moverme todo lo que he podido ya que mi carrera me lo permitía.

Mi curiosidad por conocer se la debo a mis padres, que nos inculcaron y nos dieron la gran oportunidad de viajar desde que éramos pequeños. Junto a mis hermanos nos llevaban una vez al año a pasar las vacaciones en diferentes partes del mundo. México, Tanzania, India, o Costa Rica, entre otros.

Mi gran pasión es el intercambio cultural y las experiencias vitales que te da el conocer mundo y en especial el convivir con locales.

A los 23 años hice mi primer viaje a Vietnam con mi hermano y mis primas. Durante los tres primeros días fuimos a Sapa, en el norte de Vietnam. Como viajeros principiantes queríamos conocer todo lo posible en un tiempo récord, por lo que solo estuvimos tres días. A mí me supo a poco. Conocí a la etnia Hmong. Nuestra guía Vu nos acompañó durante el trekking junto a su familia. Todas las mujeres estaban tradicionalmente vestidas, con sus casacas azul índigo y costuras de colores. Su sentido del humor me cautivó, siempre sonrientes, cercanas e increíblemente amables. Dormimos en un hostel y a los tres días continuamos nuestro viaje. 

Un año más tarde decidí hacer mi primer viaje sola. Quería volver a Sapa, quería convivir con ellas. Jamás me imaginé que iba a empezar la gran aventura de mi vida. Pensé en quedarme un par de semanas y luego continuar conociendo el Sudeste asiático.

Al llegar a Sapa tardé 4 días en encontrar a Vu. No tenía su teléfono por lo que la busqué por las calles y pregunté a todas las caras que me sonaban por fotos del año anterior. Encontré a su hermana Shosho, y desde Sapa fuimos andando los 15 km hasta Hauthao. Lo recuerdo como uno de los mejores días de mi vida. A mitad de camino nos cruzamos con Vu, que estaba guiando a un grupo de turistas.

Llegamos a casa de Shosho al atardecer, no era un hostal, era su casa donde me estaban alojando. Puramente de madera, con la hoguera en mitad de la casa donde Long, su marido, estaba preparando la cena. Gallinas, patos, un perro y un par de cerdos estaban en el porche picoteando el maíz que había por el suelo. La casa está rodeada de un bosque de bambú y a pocos metros de la casa, unas vistas de todo el Valle, cubierto de millones de terrazas de arrozales. El mayor espectáculo visual que hasta entonces había visto.

 

 

Sus hijos me estaban esperando. Me llevaron a pocos metros de la casa donde me encontré con cascadas y unas pozas naturales donde nos dimos un baño. Muchos más niños comenzaron a llegar. Estaba sola y no me podía creer lo que estaba viviendo.

Un par de semanas se convirtieron en 4 meses únicos. Conviviendo y viviendo con y como los Hmongs en el poblado de Hauthao. Dentro de mi se despertó un interés enorme por ayudar a a Vu, a Shosho y su comunidad.

Me sentí tan segura y tan feliz que pensé que lo mismo que estaba haciendo yo lo podrían hacer otras personas. Por lo que se me ocurrió junto a mi madre y mis hermanos crear un campamento solidario para los niños del poblado. Los voluntarios vendrían de España y otras partes del mundo a ser monitores de los más pequeños. Talleres de inglés y actividades, intercalando con el intercambio cultural que les proporciona a los voluntarios vivir con las familias.

Tres años después y después de varias visitas y otros proyectos entre manos (entre ellos, Lehmong, tienda donde vendo las artesanías que hacen a mano las Mujeres de Hauthao y otros poblados), comenzó el proyecto real, un campamento solidario para los niños del poblado de Hauthao. Voluntarios menores y mayores de edad de todo el mundo se unirían para ayudarme a montar el campamento respaldados por Layos Camp.

 

 

Uno de los objetivos del campamento, aparte de impartir clases de inglés y actividades deportivas, es organizar un crowdfunding. El objetivo de este año fue ayudar a nuestro querido Nonh. Necesitábamos recaudar dinero para poder operarle de la vista debido a una enfermedad degenerativa que con tan solo 6 añitos podía dejarle ciego. Podéis leer su historia en la página del proyecto.

 

2. ¿Es consciente la familia de Nonh de lo que estáis haciendo por su hijo?

La familia de Nonh siempre ha estado al corriente de lo que estábamos haciendo pero no se lo pudo creer hasta que no lo conseguimos. Al principio solo lo veían como un sueño. 

Cuando vio que en 24 horas habíamos conseguido recaudar el dinero, Pam, su madre, lloró de alegría. Me abrazó tan fuerte como pudo y me preguntó que por qué le ayudaba. Yo le contesté que habíamos sido mucha gente la que habíamos decidido ayudarla. Que su hijo nos había cautivado a todos y que queríamos darle una oportunidad para ser como el resto de niños del poblado. Ella se quedó callada un rato y luego me volvió abrazar y me dijo que ella sentía que era su madre. Que a partir de ahora seríamos familia el resto de nuestra vida y que siemsu casa sería la mía . Yo también me emocioné. Nos pusimos a cocinar para celebrarlo con toda la familia y vecinos.

 

 

3. ¿Qué reacción causó la decisión de llevar a cabo este proyecto en vuestro entorno más cercano (familia / amigos)?

La reacción de todo nuestro entorno, mío y de cada uno de los voluntarios fue impresionante. Desde luego ha sido una de las cosas que más satisfacción me han dado en mi vida.

Cuando subimos toda la información a la plataforma y nos dijeron que estaba listo, estábamos nerviosos. ¿Lo conseguiríamos? Decidimos redactar un mensaje de Whatsapp para difundirlo, junto a un vídeo que hizo Andrea Arranz, recopilando vídeos de Nonh y grabándole para que fuera él también quien pidiera ayuda. Pocos minutos después empezaron las donaciones y no pararon hasta que cuando nos levantamos al día siguiente, increíblemente, lo habíamos conseguido!

 

4. Habiendo superado el objetivo inicial de recaudación, ¿qué tenéis pensado hacer con el dinero recaudado por encima del mismo?

Conseguimos recaudar casi 500 euros más de los que necesitábamos. Por ahora ese dinero está intacto.

Una vez recaudado el dinero, llevé a toda la familia a Hanoi para hacerle las pruebas en el “Eye Central Hospital for kids”. En Sapa todavía no hay hospitales que realicen está operación ni tengan los materiales necesarios para hacerle las pruebas que necesitaba.

La excursión a Hanoi fue toda una aventura. Ninguno de ellos había salido nunca de las montañas de Sapa por lo que os podéis imaginar el impacto de llegar al hormiguero de Hanoi. Repleto de gente, ruidos, edificios altos, calles anchas y millones de motos. Yo tenía un poco de miedo pero el resultado final fueron 5 días increíbles llenos de experiencias para todos. Eso sí, después de esos 5 días, estaban deseando llegar a casa.

 

 

Las pruebas fueron bien. Hay que tener paciencia, fue lo que el médico nos repitió una y otra vez. He de confesar que mi actitud fue un poco insistente ya que no sabía si nos querían hacer esperar por pertenecer ellos a la etnia Hmong o porque su enfermedad lo requería. Lo primero que hicieron fue darle un medicamento para estabilizarle la vista puesto que al ser tan pequeño, si su vista y su enfermedad no es estable, la operación no sería efectiva. Al ver que la medicación tenía resultado, nos dijeron que tenía que tomarla durante 5 meses para volver a hacerle pruebas en enero y ver si se le puede operar.

Lo segundo fue ponerle gafas. No me dejaban llevar la cámara dentro del hospital, pero de verdad que la reacción fue increíble. Nonh solo decía “veo como en mis sueños”, “lo puedo ver todo”. Nos emocionamos todos.

Volviendo a la pregunta, el dinero está en una cuenta y por ahora solo hemos utilizado lo necesario para el transporte, las pruebas , los medicamentos para estos 5 meses y sus gafas. El alojamiento nos lo proporcionaron gratis gracias a enseñar el vídeo y contar la historia a la dueña vietnamita de un “Airbnb”.

En enero vuelvo para volver hacerle las pruebas y nos digan cuales son los siguientes pasos a seguir. Hasta ese momento el dinero seguirá bloqueado en la cuenta. Por lo que hasta que la operación no se realice no sabremos si sobrará para utilizarlo para otra causa, la casa Vu, como también explicamos en la plataforma.

 

 5. ¿Cómo valoraríais esta primera experiencia en Phant?

Increíble. Es una plataforma práctica, sencilla y sobre todo con ayuda por parte de Antón desde el primer día. De verdad que no puedo estar más agradecida. La recomiendo y la volveré a utilizar el próximo año.

 

6. ¿Cuáles creéis que han sido las claves para generar un impacto tan fuerte y conseguir una reacción tan rápida de vuestro entorno?

Principalmente que la historia es entrañable. Se trata de un niño de tan solo 6 años al que le hemos cambiado la vida.

Lo segundo la implicación de los 16 voluntarios fue increíble. Insistieron y se comprometieron desde el primer día a conseguir el objetivo.

Por último, el vídeo creo que fue de gran ayuda, puesto que todo el mundo que donó pudo conocer a Nohn y les cautivó tanto como a nosotros.

 

 

7. ¿Cómo os sentís al saber que gracias a vuestra idea Nonh podrá ser operado?

Satisfacción, alegría, una experiencia única. Pedir dinero es difícil pero cuando hay un objetivo tan bonito se convierte en algo emocionante e increíblemente satisfactorio.

 

8. ¿Hay alguien a quien querríais agradecer en especial el apoyo recibido?

Queremos agradecer el apoyo a todos y cada uno de los voluntarios. Sus familiares y amigos. A Phant y a Layos Camp y todos los que nos ayudado a difundir el mensaje. Y, por supuesto, a todos los que han donado. Ellos son los que realmente tienen que sentirse orgullosos por haberle cambiado la vida a Nonh.

 

9. ¿Cómo se ha vivido la experiencia con el resto de la gente en “Layos Camp Sapa”?

Es el primer proyecto solidario de Layos Camp. En sus comienzos, mi madre, Carchin Oriol, se fue hasta Bosnia con un grupo de monitores para llevar medicinas después de la guerra. Esto fue hace casi 30 años. Desde entonces siempre había estado en mente montar un campamento solidario, pero el destino fue difícil de encontrar hasta que apareció Vietnam y pusimos todo nuestro corazón para que saliera.

Todos los seguidores de Layos Camp, alumnos, antiguos alumnos y monitores han mandado mensajes para dar la enhorabuena y para poder participar en años futuros. Ya estamos pensando cuál será el próximo objetivo del año que viene.

 

 

10. ¡Nos encantaría poder ver la cara de felicidad de Nonh tras este gran logro! ¿Prometéis mandarnos una foto o un vídeo celebrándolo todos juntos?

Estamos montando un vídeo para resumir toda la experiencia. Lo compartiremos en enero cuando haya finalizado del todo. 

Muchísimas gracias por vuestra ayuda. ¡Seguiremos informando del proceso!